El estrés aumenta el riesgo de sufrir una isquemia cerebral

spa1.jpg